FATFA recibió al ministro Tomada

La FATFA recibió al ministro de Trabajo Carlos Tomada en su reunión de Consejo Directivo, el 21 de mayo, donde el secretario general Roque Garzón felicitó la política de gobierno en lo referente a la cartera laboral, que desde 2003 conduce Tomada, y manifestó también su preocupación por el desfinanciamiento de las obras sociales sindicales, entre otros temas analizados.
Tomada invitó a la Federación a participar en los órganos tripartitos del ministerio y recordó que  tiempo atrás el 60% de las obras sociales estaban quebradas, y hoy se han repuesto a partir de la recuperación del trabajo y de las organizaciones sindicales.

Roque Garzón, que habló en representación de los 34 secretarios generales de los sindicatos federados, agradeció la gestión de Tomada por “la puesta en discusión de los Convenios Colectivos de Trabajo y la recuperación de la negociación salarial”, pero expuso también que la Ley 18.610 amplió las prestaciones de salud que deben dar las obras sociales sindicales, mientras que por otro lado el aporte que reciben no alcanza para cubrir el costo prestacional, y esto genera su desfinanciación.
“Hoy (las obras sociales sindicales) tenemos muchísimas más obligaciones en cuanto a prestaciones de servicios. Se nos han dado responsabilidad de prestaciones que son cuestiones que debe atender el Estado, como es la drogadicción, el alcoholismo, HIV, obesidad, y muchas otras cosas que están desfinanciando a las obras sociales. A eso le sumamos que hoy con el aporte de 3 puntos (3% del salario) que tiene el trabajador es imposible atender las demandas tanto en la parte médica y de nuevas tecnologías, como las demandas sociales a las que debe responder la organización sindical”, amplió Roque Garzón.

El ministro Carlos Tomada aseguró que la FATFA “es sumamente representativa. Lo ha demostrado no solamente poniendo los cartelitos (de los representantes de las 34 delegaciones que componen la FATFA) para que yo los vea, sino también en la firma de los convenios colectivos, en el accionar sindical cotidiano y en su presencia”.  
Respecto de la relación con el movimiento obrero dijo que “el presidente anterior, la actual presidenta y obviamente el ministro de Trabajo hemos impulsado una política de recuperación del protagonismo sindical. Pero no a partir del voluntarismo, sino a partir de la recuperación del trabajo, poniendo al empleo en el centro de las políticas públicas. Indudablemente un modelo de esas características lleva en la Argentina, forzosamente, a la recuperación de la presencia de las organizaciones sindicales. Hacía muchos años que el sindicalismo no tenía la presencia que tiene hoy”, refirió Tomada y en ese sentido citó la movilización de la CGT el pasado 30 de abril.
Tomada se refirió también a las elecciones del 28 de junio, recordándoles que el Gobierno propició la recuperación de la presencia de las organizaciones sindicales. En ese sentido, citó la frase de la Presidenta Cristina Fernández “los sindicatos no son un problema, sino que forman parte de la solución”, y es así “porque cuando el trabajo vuelve a ser el elemento fundamental de la identidad de los argentinos, lo que necesitamos es tener empresarios inteligentes y sindicatos fuertes”. Con esa amalgama,  “todos vamos a conseguir una Argentina más justa, más solidaria, más humana y que seguramente se va a parecer mucho más a la Argentina de nuestros sueños, a la Argentina que soñó Horacio Mujica”, recalcó Tomada, evocando al histórico conductor de los trabajadores de farmacia.

LA CUESTIÓN SOCIAL

Luego de felicitar la puesta en discusión de los Convenios Colectivos de Trabajo y la negociación salarial, así como la política de derechos humanos del gobierno, Garzón quiso señalar el ministro algunos aspectos que el gobierno todavía debe seguir ajustando y que preocupa a cada uno de los integrantes del consejo directivo de la FATFA, más aún porque la mayoría son dirigentes del interior del país. En ese sentido, enumeró la prostitución (que afecta fuertemente a las provincias de norte), la drogadicción, la falta de contención de los jóvenes y los niños.
Anticipó también al ministro que el gremio ha llevado este reclamo a distintos foros provinciales, en tanto es una característica del sector participar en la solución de problemáticas sociales desde la militancia y la conducción.

TENEMOS UN MODELO

El ministro de Trabajo afirmó que no desconoce los problemas que todavía subsisten. “Hemos hecho mucho, pero también sabemos que nos falta mucho. A veces uno se deja llevar por la euforia del discurso, por la convicción, y parece que está todo bien, pero de ninguna manera nosotros creemos que esté todo bien. Lo que pasa que recuperar a la Argentina desde donde viene… volver a recuperar valores… no es algo fácil. Hay una discusión instalada que alude a que acá no hay un modelo. Lo dicen algunos periodistas y lo dice la oposición. Les quiero decir con mucha seguridad que no es cierto”.
En ese sentido, señaló que “ninguna de las propuestas políticas que tenemos enfrente está en condiciones de sostener, asegurar y ni siquiera prometer que va a continuar por la línea por la que hemos venido creciendo en estos años, y mucho menos puede sostener que va a enfrentar la crisis de una manera igual a la que estamos haciendo”. Ellos –dijo Tomada- tienen nombre y apellido. “Son protagonistas de la Argentina del pasado, no es que estaban en algún otro lado, no son paracaidistas soviéticos, estaban en la Argentina y formaron parte de una etapa política donde frente a la crisis la única respuesta que llegaba era el ajuste: bajemos salarios, despidamos gente y achiquemos el gasto público”, remarcó el funcionario.
“Esta es la primera vez (en la Argentina) que frente a la crisis creemos este no debe ser un tiempo de ajustar en cinturón, no es un tiempo de ajuste sino un tiempo de expansión”, indicó. Y explicó que para sostenerlo “no tenemos solamente frases bonitas, sino resultados y direcciones en las que vamos”.  Aún con “todo lo que todavía nos falte, con todo lo que nos falta recuperar del salario, con todo lo que falte mejorar de la recaudación de las obras sociales, pero nosotros tenemos claro que vamos para un lado diferente a lo que se fue en los últimos años”.

CON LOS SINDICATOS

Luego de recibir de Roque Garzón la última edición de la revista institucional Proyecto Federal, y de los módulos de capacitación del Instituto de la FATFA, Tomada trajo a la memoria que la capacitación es una de las tareas centrales del sindicalismo argentino, “que la tuvo en su momento y la perdió, como tantas otras cosas, al calor de la más fenomenal campaña antisindical que ha vivido la Argentina, y diría que país alguno, porque no hubo ninguna organización social en la Argentina que ha sufrido lo que ha sufrido el movimiento obrero. El ejército, la iglesia, la universidad han tenido su momento de gloria. Acá, en Argentina desde el 24 de marzo de 1976 ha habido una campaña sistemática en contra del movimiento obrero, de la presencia sindical, de la participación, en contra de las obras sociales, en contra de la negociación colectiva. Y los que sostuvieron esa política en el tiempo son los que ahora se presentan como alternativa de este proyecto. No olvidar forma parte de un buen futuro, expresó el ministro Carlos Tomada.

 

 

 


 




 

DISEÑO: SindicatosArgentina