Septiembre

Reconocimiento al diputado Sylvestre Begnis

El 30 de septiembre la FATFA agasajó al Dr. Sylvestre Begnis, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación, por su trabajo en el área y especialmente el apoyo  al proyecto de ley (que impulsa FATFA), para que los medicamentos se expendan exclusivamente en farmacias, iniciativa que espera sumarse a la inminente ley que penaliza la adulteración o falsificación de medicamentos.
Junto al secretario general Roque Garzón y los dirigentes de la FATFA estuvieron presentes el tesorero de la Confederación Farmacéutica Argentina, Ricardo Aizcorbe; el presidente de la FACAF, Miguel Lombardo; y el vicepresidente de la AFMySRA, Carlos Luis Nemecio, entre otros empresarios.

El legislador y ex ministro de Salud de Santa Fe, Dr. Sylvestre Begnis, visitó la FATFA en un momento trascendente para la legislación referida a los medicamentos, ya que con el impulso oficial durante octubre podría convertirse en ley la iniciativa que castiga la falsificación o adulteración de medicamentos, y hay otros dos proyectos en curso: uno que se refiere a los productos que requieren cadena de frío y otro a la trazabilidad de los medicamentos.
“Queríamos hacer un reconocimiento a Canchi (Sylvestre Begnis), que es un especialista que se ocupa de nuestra actividad hoy desde su labor parlamentaria”, dijo Roque Garzón al dar por iniciada la reunión que convocó a representantes de la COFA, FACAF y AFMySRA .
“Nosotros –dijo Garzón a Begnis- como parte de esta actividad nos sentimos representados y reconfortados por lo que vos has hecho en cuanto a la salud y al tema medicamentos, que ha sido una constante preocupación tuya y también de los sectores que hoy estamos en la dispensación del medicamento. Por eso este agasajo es de parte de los trabajadores, de los profesionales farmacéuticos y de los sectores empresarios. Queremos también agradecer tu presencia aquí ya que es significativa porque cuando un hombre dedica tanto de su gestión política a las cuestiones que realmente hacen falta para la sociedad en su conjunto es necesario hacerle un reconocimiento”.
Garzón comentó que los trabajadores y los profesionales de farmacias “venimos luchando juntos para que el medicamento vuelva a su lugar de origen, que el medicamento solamente pueda ser expedido en las oficinas de farmacias. También es cierto que hay que hacer algunos ajustes hacia adentro de los propios establecimientos de farmacias. Así que desde este sector del expendio del medicamento, desde el sector profesional que lleva la responsabilidad, nosotros queremos agradecerte, Canchi, por todo lo que estás trabajando, por lo que venís haciendo, y vamos a apoyar aquello que esté en este marco”.
 El titular de la FATFA y la OSPF explicó que “en nuestro caso, que representamos a una obra social, cada vez se hace más difícil financiar estos nuevos productos, las innovaciones que saca la industria farmacéutica. Por eso nos preocupa y nos ocupa no solamente lo que hace a la dispensa del medicamento, sino lo que tenga que ver con la accesibilidad de los ciudadanos a una salud que sea igualitaria para todos. Por eso, todo el que vaya por ese camino va a tener el apoyo del sector de los trabajadores y del sector tanto de los profesionales como de los empresarios de farmacias”.

UN SISTEMA DE LEYES

El Dr. Sylvestre Begnis, además de recordar algunos momentos culminantes de su dilatada carrera de médico sanitarista, como su trabajo junto al ex ministro de Salud Ginés González García, agradeció el gesto de la FATFA y de las entidades farmacéuticas hacia su persona, pero expresó su deseo de hacer extensivo el agasajo a todos los diputados, porque “yo les recuerdo que no tuvimos ni una disidencia en la comisión –de salud”, dijo respecto del proyecto que penaliza la falsificación y adulteración de medicamentos. Begnis explicó que si bien el dictamen de la comisión tuvo 15 firmas solamente, eso es porque la reglamentación no permite tener más, pero en los hechos fue unanimidad.
Por otra parte, el legislador comentó que aunque no es posible saber qué va a pasar en el recinto, supone que habrá votos que se acercarán a la unanimidad. Y agregó que “lo que pasó en la comisión de salud del Senado es una indicación específica de la presidenta de la República”, que insistió con que el proyecto tenía que salir “con el texto original de diputados”.
En segundo lugar, Begnis indicó que esta ley de medicamentos “recupera la profesionalidad y academia, es decir, el reconocimiento, porque el hecho de que sea sin receta significa que se puede adquirir un producto por tratamientos crónicos o por una causa aguda, etc., sin tener que pasar por el médico, pero de ninguna manera tiene que dejar de pasar por el profesional farmacéutico”.
Como tercer punto destacado, el legislador de origen santafecino remarcó que “hay un sistema de leyes que hemos impulsado, entre las que estaba también para salir en la cámara de diputados, y que ya va a ser ley, que penaliza la adulteración, la falsificación, el robo, etc., los delitos en la materia que no tenían tipificación y que ahora la van a tener. Esa ley que también tiene unanimidad, y tiene una indicación del gobierno nacional, es un proyecto del poder ejecutivo de la época de Ginés González del 2004, que se suma a otra ley que en algún momento facilitó la recuperación de la actividad profesional, que fue la de genéricos. La otra ley de la que hablábamos es la de trazabilidad, Y nos queda por impulsar la de ética en la promoción de medicamento (que no tiene sanción) y la de la investigación clínica e investigación científica, que sí tiene media sanción y la tiene el senado. Es decir, que junto con la de cadena de frío (que obligará a incluir en los productos que requieren cadena de frío un señalizador que se activa cuando la cadena se interrumpe), se trata de un sistema de leyes. Creo que todas estas leyes antes de fin de año las vamos a tener vigentes”.
La venta de medicamentos fuera de las farmacias se permite desde que, a principios de los ’90, el gobierno de Carlos Menem modificó por Decreto la Ley 17.565, que lo prohibía. “En el país hay 140.000 quioscos, sin ningún control al respecto, donde incluso se obtienen medicamentos bajo receta: es el principal circuito de colocación para productos robados, vencidos o falsificados”, señaló Begnis a un matutino porteño. Además, agregó que “en muchas cadenas de farmacias los medicamentos de venta libre están a disposición del público en las góndolas, pero con la nueva ley, sólo podrán suministrarse desde el mostrador, bajo responsabilidad profesional”. El proyecto tiene media sanción unánime en Diputados, pero desde hace meses aguarda la sanción en Senadores. El reciente apoyo del Ejecutivo permite avizorar que se concretarán próximamente.
Como se dijo, esta normativa se complementaría con una ley de trazabilidad, ya aprobada por la Comisión de Salud, “que identifica el fabricante, la droguería y la farmacia por donde pasó cada producto” –contó Begnis–. El proyecto “obliga a las droguerías a comprar directamente a la industria; prohíbe la venta entre droguerías e incluye hacer efectivo un registro de droguerías. En la Argentina hay 600, pero las que efectivamente proveen a las farmacias son unas 24”, contó.
Según el titular de la comisión de salud de la Cámara Baja, estas leyes permitirían “acotar enormemente los lugares por donde hoy, con casi total libertad, se filtran faltas gravísimas, hechos delictivos y daños a la salud de las personas”.

LAS CÁMARAS, AGRADECIDAS

Ricardo Aizcorbe, tesorero de la COFA señaló, a su turno, que “este sector, después de casi 20 años, tiene el logro más trascendente que es que el medicamento realmente vuelva a las farmacias, y esto no sólo va a favorecer a quienes hoy día somos propietarios de farmacias sino que va a favorecer también a nuestros colaboradores, porque se está haciendo muy difícil financiar la seguridad social, y este tema es vital para que la farmacia vuelva a tener un equilibrio financiero que le permita afrontar el financiamiento en la seguridad social y que el sistema no quiebre”.
“Lo más importante que escuché ayer en la Comisión de Salud y de boca del legislador fue que me dio a entender que se viene un nuevo modelo de farmacia en la Argentina, mucho más profesional, con un profesional farmacéutico mucho más activo en el contacto con la gente, en la dispensa; que seguramente se va a venir un tratamiento diferente, con una adherencia de los planes de cronicidad donde la farmacia y el farmacéutico y ustedes van a ser muy importantes y trascendentes para –como dije- mantener el costo de la seguridad social, mantenerlo en un nivel adecuado de gastos, y todo esto que uno venía soñando de hace tiempo, venía pregonando, hoy día vemos que empieza a tomar un color diferente”, recalcó Aizcorbe.
Mario Castelli, asesor técnico de la COFA, contó que “con Canchi nos conocemos desde hace bastante tiempo, y en esto el objetivo siempre ha sido el mismo, es decir la responsabilidad que como profesionales tenemos, él como médico, yo como farmacéutico, que ha sido fundamentalmente mejorar la calidad de vida de la gente desde el lugar que a cada uno de nosotros nos ubica”.
“Todos tenemos que seguir trabajando en esto, y todos le debemos un gran agradecimiento al Dr. Sylvestre Begnis porque haber impulsado esto no es cosa sencilla. Estamos luchando por sacar una ley con las empresas que en Estados Unidos en los últimos 20 años nunca han bajado del 5º puesto en rentabilidad”, expresó Castelli.
Por su parte, Carlos Nemecio de la AFMySRA afirmó que “lo del Dr. Sylvestre Begnis es muy positivo porque tenemos una voz que nos ha permitido tener presencia. Creo que necesitamos más voces y, como decíamos, tenemos que transmitirle a la sociedad qué es lo que está pasando, porque la venta, la entrega a domicilio, que es muy cómoda, el modernismo que nos ha impulsado con el Shopping y poder comprar todo el sábado, el domingo y a cualquier hora, creo que a veces desnaturaliza precisamente nuestra función de la venta del medicamento, de la protección hacia la sociedad... Gracias por esto que hoy se ha podido llevar adelante, pero sigamos implementándolo con más fuerza porque necesitamos muchos Sylvestre Begnis que sigan apoyando”.
Miguel Lombardo de FACAF se sumó al agradecimiento a Begnis. Dijo que “es claro que esto marca un rumbo, no solamente en la elección del tema que nos atañe ahora, sino que cuando nosotros encontramos en la conversación diaria, en la discusión diaria, en el andar cotidiano, grandes objetivos, todos los sectores que incluyen esos objetivos fácilmente nos sumamos y trabajamos en ese camino.
Nuestro país sufrió durante muchísimos años la determinación de los grandes capitales que querían poner por delante de la salud los negocios. Finalmente lograron –creo que en su gran mayoría- destruir los controles del Estado. Nosotros debemos colaborar en ir desarrollando métodos de control actuales, métodos de control que se condigan con las nuevas tecnologías, con las nuevas cosas, y en esto va –me parece- un gran objetivo que tenemos para avanzar en ese aspecto, que es la jerarquización de la profesión, la jerarquización del medicamento como parte indisoluble de la salud pública”.

 

 

 


 




 

DISEÑO: SindicatosArgentina