Julio

La formación del futuro líder sindical

En el transcurso del mes de mayo el Instituto de Capacitación y Formación Sindical de FATFA convocó a jóvenes dirigentes del mapa geográfico de nuestro país con el objetivo de reflexionar sobre las necesidades de las instituciones que representamos, pero con la premisa de adquirir nuevas herramientas para nuestra formación sindical y social siempre dinámica y cada vez más exigente. Por Roque Garzón

Consciente de que el rol del dirigente sindical no se agota solo en la acción gremial, la actual inserción social nos exige un avance intelectual que no siempre se da solamente en la educación formal, sino que tiene que ver con la responsabilidad del dirigente de adquirir los conocimientos necesarios, consolidando de esta forma el poder que necesitan las organizaciones en las relaciones laborales e institucionales.
Un dirigente permanentemente capacitado, que además tenga el ánimo de indagar sobre la realidad laboral del país y del mundo, es indispensable para llevar adelante las organizaciones que defienden a los trabajadores.
En nuestra larga historia de la FATFA, hemos tenido conductores que hicieron docencia con los futuros dirigentes. Fueron generosos con las nuevas generaciones y supieron socializar sus conocimientos consolidando la actual dirigencia. Ese ejemplo es el que hoy seguimos y buscamos plasmar más formalmente en este período de conducción.
Por eso el Primer Seminario de Formación de Cuadros Sindicales, que desarrollamos en nuestro hotel de Cuesta Blanca, provincia de Córdoba, una de las principales sedes del Instituto de Capacitación y  Formación Sindical. Este encuentro con compañeros de todo el país refleja una vez más la concepción federal de esta conducción.
Buscamos que el desarrollo formativo de cada dirigente y de los futuros conductores de las organizaciones adheridas a FATFA sea homogéneo. Luego está en estos futuros líderes tomar estas nuevas herramientas y, sumada la autoformación que nos es propia, acumular mayores conocimientos cotidianamente para defender mejor aún a nuestros representados.
Pero no solo pretendemos formar dirigentes sindicales, sino principalmente dirigentes sociales, con un compromiso ciudadano trascendente.
Por eso nuestro principal objetivo en la formación de líderes es la responsabilidad social integrada a la comunidad a la que pertenecemos. Si así lo hacemos veremos que la exclusión de importantes sectores de la población es una constante, por lo tanto debemos comprometernos a lograr su inclusión social lo más rápido posible.
En ese sentido, la historia institucional de la FATFA nos trae a la memoria que muchos dirigentes que han desaparecido dieron su vida no solo por el derecho de los trabajadores, sino que también  permanentemente buscaron incluir a quienes habían sido expulsados del sistema, los abandonados sociales.
Tanto en Buenos Aires como en las provincias aun existen sectores excluidos, y la lucha por el poder ha hecho que muchos dirigentes políticos se olviden de estos sectores. Luego, algunos medios de comunicación toman estas circunstancias no solo para mostrar las situaciones sociales e impulsar un cambio, sino que aprovechan para señalar lo que no ha hecho tal o cual gobierno (nacional, provincial, municipal) de turno.
Esta realidad comunicacional tuvo un profundo análisis por los integrantes del seminario. Nosotros, como verdaderos dirigentes sociales, no sentimos que la culpa sea exclusiva del gobierno de turno, sino que todos somos parte de lo que no se hace. Se podrán hacer grandes campañas de caridad para asistir a esos sectores, pero no alcanza.
Tampoco alcanza la enorme cantidad de gente que trabaja anónimamente para ayudar. No alcanza si no hay una política de estado, que es lo que debemos buscar y acompañar los dirigentes sociales. Políticas que se sostengan en el tiempo, sin importar quien gobierne. Para esto debemos estar preparados los dirigentes que pretendemos un país digno de ser vivido por todos los sectores.
Existe un proyecto utópico, pero realizable si se quiere, hay que leer y releer, lo que hemos profundizado en conjunto en este Seminario: la conferencia magistral del General Perón, dada ante el Parlamento Nacional el 1º de mayo de 1974, sobre La Comunidad Organizada, la cual trasluce que es posible ir conformando la inclusión de todos los sectores de la sociedad en el proyecto nacional y popular.
Nosotros, en la FATFA, trabajamos para conformar un país federal con inclusión total. Nuestra premisa es el principal concepto del proyecto nacional y popular, de que mejor que decir es hacer y mejor que  prometer es realizar.
Una política de estado deberá sobrevivir a los hombres en la conducción de las organizaciones,  permitiendo la participación permanente en todos los proyectos y resoluciones, de esta forma consolidaremos un sistema democrático real y participativo. Escuchamos y respetamos las opiniones del conjunto y decidimos políticas federales que alcancen a todos los puntos geográficos de nuestro país.
La conclusión de este seminario nos coloca en la realidad en la clase de dirigentes que necesitamos para continuar con el legado de honor y respeto por la historia de la FATFA. Nuestro compromiso es y deberá tener como único objetivo el bienestar de las personas por sobre todas las cosas, de esta forma seremos coherentes con los objetivos permanentes de nuestra organización.

 

 

 

 

 


 




 

DISEÑO: SindicatosArgentina