OCTUBRE 2017

Por la permanente revalorización del trabajador de farmacia

Si bien los objetivos siguen siendo los mismos, la defensa de los trabajadores, el mundo laboral actual ha obligado a la dirigencia sindical a adaptarse, crecer y sumar conocimientos para optimizar las herramientas gremiales y lograr conquistas superadoras.
A este crecimiento intelectual de la dirigencia, se le agrega lo que solo se cosecha con el tiempo y la acción: la experiencia en la conducción gremial. Los años caminando el escenario laboral, saliendo a la calle, dando pelea contra las políticas de gobierno antiobreras y las patronales egoístas. En ese camino hemos estado conduciendo la FATFA desde hace ya 13 años.
Pero se necesita además una macrovisión, una mirada más amplia que el sector de la actividad, porque la globalización económica y social es una especie de virus que contagia al mundo laboral y va haciendo estragos en los países con menos inmunidad y en las actividades donde las organizaciones gremiales no tengan bien en altas las defensas…
Por esa razón, nos enfocamos en conocer acabadamente la realidad internacional y la nacional, y cada año frente a un nuevo Congreso Nacional de la FATFA, publicamos en la Memoria un análisis profundo de situación, para que los dirigentes de todos los sindicatos adheridos sumen esta herramienta de análisis y  conocimiento, con el fin de enfrentar el contexto gremial provistos de herramientas significativas que hagan una diferencia en la pelea cotidiana.
Cuando reiteramos que la unión hace la fuerza, también lo sostenemos en la práctica aportando ideas, conceptos, mecanismos y experiencias que intercambiamos entre los representantes de nuestros sindicatos de todo el país, para que esa lucha sea pareja y para que las conquistas derramen por igual en todos los compañeros trabajadores de farmacia.
Esta es la verdadera fuerza colectiva. Es la que comparte acciones y herramientas gremiales con sus pares, y es la que empuja en conjunto cuando se llevan a cabo las discusiones con el sector empleador.
Entonces, la lucha actual requiere dirigentes con experiencia y actualizados en sus conocimientos, con una visión amplia de la realidad nacional e internacional, en especial sobre lo que toca al plano laboral. Por el lado de los trabajadores, apostamos a su formación profesional y a la capacitación sindical, porque solamente con conciencia gremial y conocimiento de sus derechos laborales podrá defenderse del egoísmo empresario.
En conjunto, la FATFA, sus sindicatos y los trabajadores representados somos una fuerza potente para ofrecer resistencia a las políticas que busquen anular derechos adquiridos y para seguir logrando nuevas conquistas.
Nuestro objetivo de máxima es siempre la revalorización del trabajador de farmacia. Por eso la lucha es permanente y el crecimiento institucional va de la mano del mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores de farmacia.

Como lo planteamos en 2004 con el concepto del proyecto federal en la FATFA, seguiremos marchando en unidad, con claridad, firmeza y coherencia.

Por Roque Garzón