ENERO 2019

El desafío permanente de sostener las instituciones

En el informe de Tesorería brindado durante el Congreso 2018, remarcamos que la conquista salarial es la que ha permitido un crecimiento económico e institucional importante. Asimismo, destacamos que la FATFA ha transferido aportes genuinos para socorrer a la OSPF, con el fin de sostener las prestaciones de salud a favor de los trabajadores de la actividad y sus familias. Por otra parte, vale aclarar que los proyectos que tiene la FATFA pasan asimismo por lo económico, entre ellos la compra de las sedes de las filiales que aún no las tienen.

A pesar del escenario nacional adverso, este Consejo Directivo siguió trabajando a paso firme por el bien de los trabajadores de farmacia. Esto nos permitió iniciar el periodo analizado sabiendo a qué nos estábamos enfrentando y las herramientas que teníamos que utilizar para ir suavizando los golpes bajos que empezaban a llegar con las medidas políticas que la mayoría de las veces rondan por lo económico, atacando a la clase trabajadora.
La alta inflación, la presión de techos paritarios y el no reconociendo de sumas no remunerativas, nos llevó a enfrentar las negociaciones paritarias con muchas dificultades. No obstante, mantuvimos reuniones con la patronal y pudimos mantener el salario de los trabajadores acorde a la verdadera inflación anual, iniciando con sumas no remunerativas para luego generar un nuevo básico y de esta manera conseguir un ingreso en concepto de artículos convencionales a la cuenta de nuestra institución. Eso nos permitió realizar un desenvolvimiento económico que ha llevado a un crecimiento institucional muy importante. Ese ha sido el eje de nuestro trabajo. Todo lo que hemos podido crecer se lo debemos al resultado de los acuerdos de las paritarias, que han sido más que interesantes.
Para lograr este balance superavitario no existen recetas mágicas, solo el trabajo y el compromiso de cada una de las filiales que componen nuestra FATFA, con el fin de poder afianzar el futuro y el engrandecimiento de nuestra querida institución, razón por la que debemos seguir multiplicando los esfuerzos.
Además, la FATFA ha subsidiado económicamente a la Obra Social Personal de Farmacia, con un aporte genuino, proveniente de los conceptos no remunerativos que no ingresan por AFIP a la OSPF, y como consecuencia de la cláusula de contribución empresaria, FATFA le deriva esos ingresos, ya que, si la recomposición salarial fuera remunerativa ingresaría de manera automática por el F.931 de AFIP. Fue necesario tomar esta decisión para seguir manteniendo el servicio médico prestacional que se brindan a la altura de las necesidades de los trabajadores. De esta forma la Obra Social podrá encausar su situación económica y mejorar la atención de la salud.
Nos quedan muchas cosas por hacer, y recién estamos transitando la mitad de este mandato. Es importante resaltar que muchos de los proyectos que tenemos pasan por lo económico, entre los cuales podemos citar como más relevante la compra de las sedes a las filiales que aún no la tienen, las inversiones en los hoteles y su mantenimiento permanente.
Para que estos proyectos se puedan lograr, nos queda un único camino que es el de trabajar y trabajar, con mucha responsabilidad, dedicación y lealtad hacia las organizaciones.
El futuro que se vislumbra no es nada fácil. Los trabajadores debemos estar muy unidos, y por ende las organizaciones gremiales, para poder hacer frente a la situación. Sabemos que la tarea no es fácil, pero el dirigente gremial nació, vive y vivirá siempre de los desafíos que la actividad le brinda.

Por Sergio Hadad